Turismo rural: ¿Qué debemos tener en cuenta en el alquiler de alojamiento?

Durante los meses de otoño e invierno, el turismo rural constituye una de las alternativas más atractivas para dejar atrás la rutina del trabajo y desconectar, aunque sea por unos días, recuperando así las fuerzas necesarias para afrontar el mal tiempo con buena cara.

La inmensa variedad cultural, natural y gastronómica existente en nuestro país, unido al enorme patrimonio histórico y artístico existente en cualquier punto del territorio nacional, ha hecho posible que la demanda de alojamientos rurales para estancias cortas se haya disparado durante los últimos años.

Esta experiencia es totalmente recomendable, con independencia de la provincia en la que deseemos visitar en nuestro viaje, aunque sí es preciso tomar en consideración una serie de recomendaciones para asegurar que todo se desarrolla conforme a nuestras previsiones iniciales:
•Infórmate sin ningún reparo sobre todas las características del alojamiento; a la hora de realizar el alquiler de un apartamento o casa rural lleva a cabo todas las consultas que consideres oportunas en relación a la dirección exacta del alojamiento, la mejor ruta de acceso, las disposición de las habitaciones y distribución de las camas o del equipamiento con el que cuenta la casa en cuanto a mobiliario, menaje e, incluso, utensilios de cocina.

Si bien la práctica totalidad de los alquileres de casas rurales que se realizan en la actualidad se llevan a cabo a través de internet, donde podemos analizar multitud de imágenes de las distintas alternativas, deberemos asegurarnos de que elementos son propios de la casa y cuales han sido introducidos en la fotografía como reclamo publicitario, para aumentar su belleza.
•Confirma el coste total del alojamiento rural previamente a cerrar la operación; a pesar de la información recogida en la web de consulta y alquiler, es fundamental que contactemos directamente con la persona propietaria del alojamiento y fijemos con ella un precio cerrado por el conjunto del viaje, a partir de los días de estancia y el número de personas que os alojaréis en él.

Debemos ser conscientes de que, si bien el precio publicado suele estar asociado al coste por noche, en ocasiones este puede referirse a una promoción para estancias largas o no incluir determinados elementos que luego encontraremos allí y utilizaremos por desconocimiento, pudiendo constituirse como gastos adicionales inesperados.

Del mismo modo, así podrá establecerse una fianza que contribuya a garantizar el cumplimiento del acuerdo verbal y aporte tranquilidad a ambas partes, concretando además el procedimiento para la recogida y entrega de llaves.

En caso de que lo consideres conveniente, podrás reclamar la realización de un contrato escrito con las condiciones del alquiler y las cláusulas principales, e incluso solicitar una visita previa para conocer de primera mano sus características y verificar, en caso de dudas, que no se trata de un fraude.
•Garantiza el contacto directo con la persona propietaria del alojamiento rural; es esencial que, además de contar con el correo electrónico o el contacto con el propietario a través de la aplicación o web en la que hayamos realizado la búsqueda y contratación, dispongamos de un número móvil o fijo de contacto para la resolución rápida de dudas o emergencias durante la estancia, como en el caso de averías.

En caso de que nos desplacemos a otra comunidad autónoma también puede ser aconsejable realizar una lista de teléfonos de urgencia de ámbito local o provincial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.